Putaendo Uno

¡Una sola verdad! Noticias que importan

Ad Code

Los abusos de Yerko Puchento con la bella Luli Moreno.-

Quiero pensar que la cultura en este país no está supeditada a los bodrios de la TV, como “Morandé con Compañía” o “Vértigo” donde la chabacanería y el desparpajo campean victoriosos sobre la pobre cabecita de quienes se sientan a ver estos programas, para tener que comentar al otro día.

Después del episodio de Yerko Puchento con Cecilia Pérez, la ex vocera de Piñera, y que según los medios Yerko ganara porque el CNTV no sancionará a Canal 13 con suspender sus emisiones, debo señalar que me acordé de Pirro en esta victoria, y me propuse ver la rutina del actor-humorista para tener una opinión más completa.

No me cae en gracia la señora Pérez, pero Daniel Alcaíno, con su “permiso” basado erróneamente en el humor y la libre expresión ya desborda en el abuso. No puede ser que un actor, que se mofa de las minorías sexuales con su caricatura trasvestida y vulgar, se sienta con derecho a insultar, humillar o hacer mofa gratuitamente de medio Chile. Recordemos que Canal 13 debió pagar una fuerte indemnización a la familia de la fallecida Sarita Vásquez por las burlas del comediante.

Su persistente burla sobre la inteligencia de Nicole Moreno, Luli, ya parece obsesión, reflejando un machismo fuera de lugar en estos tiempos. Pero ahí se equivoca, porque la atractiva Luli ha invertido muy bien los dineros que ha ganado, adquiriendo propiedades y bienes de valor, demostrando que, tras años de mal pasar y mucho trabajo, ha aprendido muy bien qué hacer con su vida con acciones inteligentes y no es un “monigote del rating” como alguna vez le respondieron a Alcaíno. Luli solo le respondió a Alcaíno por twitter: “¡Idiota!”, breve y preciso, sin vulgaridad.

Entonces Yerko, el juego también se trata de ponerse en el lugar de las otras personas, y sus familias. Los hijos de aquellos a quienes ofendes con tanta burla, también ven la TV y sufrirán viendo a sus padres humillados. Recuerde que Ud también tiene un crítico de apenas ocho años, que cuando más grande le hará saber  los errores que comete en sus rutinas.

¡YA LO DIJE Y QUÉ!

Mario Alvarado, Director de Putaendo Uno

 

Categories: Editorial, General

Leave a Reply