Putaendo Uno

¡Una sola verdad! Noticias que importan

Ad Code

EDITORIAL: “…ahora es el momento de dejar de lado las diferencias y sentarse todos alrededor de un diálogo fructífero…”.-

Doce años de sequía golpeando a agricultores y crianceros son equivalentes a una muerte lenta, pero solo si no se hace nada al respecto. A muchos les gusta vociferar discursos rimbombantes en los medios, pero son unos pocos los que, más que hablar, hacen.

Es así como nace la idea de una “Mesa del Agua” en un grupo de pequeños agricultores, y fue justamente un hijo de campesinos, Julio Calderón, quien lo plantea abiertamente a los dirigentes de la Junta de Vigilancia del Río Putaendo, JVRP, en un programa radial, enfrente de toda la masiva audiencia.

Y el desafío fue prontamente acogido por la JVRP, ahora enfrentada a una situación extrema del caudal del río, que continua bajando a un ritmo muy preocupante para los regantes. Los dirigentes de la institución se abrieron a un diálogo franco y transparente, lo que habla muy bien de su disposición en pos de favorecer a la comunidad donde todos sus socios se insertan.

Realizado un primer acercamiento, deberá definirse quienes se sientan a dicha mesa. En primera instancia, los usuarios y gestores de agua de bebida, que requieren especial preocupación: APR, Esval, Juntas de Vecinos, además de usuarios estratégicos, como hospitales y escuelas. El agua, ahora un bien escaso, debe ser asegurada para estos usuarios como un derecho inalienable.

En segunda instancia, regantes y crianceros, industrias. Se requiere salvar al ganado que aún sobrevive a la escasez hídrica, porque implica una actividad que es forma de vida y cultura para mucha gente aun. De igual forma el pequeño agricultor, para el cual la actividad es el sustento familiar, además de proveer de alimento a buena parte de la población. Luego los regantes de superficies mayores y las industrias y fábricas, pues garantizan la productividad comunal, ingresos y empleos.

La gestión del agua es un gran desafío, y ahora es el momento de dejar de lado las diferencias y sentarse todos alrededor de un diálogo fructífero, única forma de enfrentar esta crisis. Algo bueno para Putaendo debe salir de este gran diálogo social.

Chile cambió tras el 18 de octubre, y Putaendo tiene una tremenda oportunidad de demostrar liderazgo en gestión territorial y del agua. Aún hay líderes en los cuales confiar, si cada uno pone su parte sin mezquindades.

Mario Alvarado Eva, Director de Putaendo Uno

 

Categories: Editorial, General

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.